Como propietario, es muy importante que conozcas y aprendas a identificar las diferentes fases y características del celo en las perras. En este artículo te vamos a explicar qué es lo que le pasa exactamente a tu perrita en cada etapa de su ciclo reproductivo.

 

¿Cúando empieza el ciclo reproductivo?

 

El ciclo reproductivo comienza con la pubertad, momento en el cual la cachorrita tiene su primer celo, y por consiguiente ya está sexualmente madura y preparada para tener cachorros. Este momento varía mucho entre cada animal y está condicionado por su tamaño; por ejemplo, perras de razas pequeñas suelen tener el celo antes que las perras de razas grandes. La edad media a la que aparece el primer celo es entre los 5 y los 13 meses, aunque hay animales que no lo tienen hasta pasados los 18 meses (razas grandes y razas gigantes).

 

Fases del celo en las perras

 

Las perras suelen tener 2 celos al año. Es verdad que puede aparecer en cualquier época, pero normalmente suele coincidir con el inicio de la primavera y el inicio del otoño. El ciclo estral, que es el período comprendido entre dos fases de receptividad o como el intervalo entre dos ovulaciones, más habitual de las perras se divide en 4 fases: proestro, estro, diestro y anestro. Cada etapa tiene asociados unos cambios físicos, hormonales y comportamentales. Vamos a entrar más en detalle:

Proestro:

Comienza con el sangrado vaginal y termina cuando la perra acepta la monta. Tiene una duración aproximada de 8-11 días, aunque hay animales que tienen proestros cortos de apenas 2-3 días y otros largos de hasta 25 días. En esta fase aparece el característico sangrado vaginal, la vulva se engrosa, la hembra orina con más frecuencia, está inquieta y huidiza. En esta etapa, atrae a los machos pero no los acepta para la monta. Se puede llegar a comparar con la menstruación en la mujer, no obstante, son totalmente diferentes.

Estro:

Esta fase es cuando la hembra acepta ser montada por el macho y cuando hay más posibilidades de que se quede preñada. Tiene una duración aproximada de 5-10 días. La secreción vaginal disminuye y adquiere un tono más marrón. La vulva continúa aumentada de tamaño. Si no quieres que tu perrita se quede preñada, deberás extremar las precauciones en esta etapa.

Diestro:

El diestro comienza cuando la hembra vuelve a rechazar al macho para la monta y tiene una duración aproximada de 2-3 meses. Las secreciones vaginales van desapareciendo hasta convertirse en mucosas y la vulva se va reduciendo hasta su tamaño habitual. Algunas perras no preñadas en esta etapa, debido al aumento de la progesterona, pueden tener desarrollo mamario con secreción láctea junto con ciertos cambios de comportamiento, lo que se conoce como embarazo psicológico. Los embarazos psicológicos suelen desaparecer por sí mismo, pero en algunas ocasiones necesitan tratamiento. Por lo que si tu perrita desarrolla un embarazo psicológico, acude a tu veterinario.

Anestro:

Fase de reposo sexual que tiene una duración aproximada de 4-5 meses y acaba cuando comienza un nuevo ciclo.

 

El celo en las perras

 

Las diferentes etapas de ciclo sexual pueden condicionar nuestra vida y la de nuestra perrita.  Durante el proestro y el estro tu perrita atraerá a los machos, por lo que los paseos pueden convertirse en una odisea. Si no deseas que tu perrita se quede preñada, deberás vigilarla muy bien durante los paseos, separarla de los machos enteros (especialmente si viven en la misma casa) y revisar el jardín para detectar posibles vías de entrada o salida (los machos atraídos por el olor de una hembra en celo son capaces de trepar muros de varios metros).

Durante el diestro y anestro tu perrita no atraerá a los machos, pero deberás vigilar si aparecen secreciones mamarias anómalas, pues puede haber desarrollado un embarazo psicológico que si no se trata adecuadamente puede dar lugar a mamitis o secreciones vaginales anormales indicativo de anomalías uterinas

Es recomendable anotar el primer día de celo, para vigilar que nuestra perra tiene ciclos regulares. De lo contrario, podría estar dándonos pistas sobre alguna patología en su aparato reproductor.

 

La esterilización como método anticonceptivo

 

Existen tratamientos médicos a base de hormonas para controlar el celo, pero tienen efectos secundarios como el desarrollo de tumores mamarios y piometras. Por ello, la mejor forma de evitar el celo es mediante la esterilización que, a parte, tiene beneficios como la reducción de la probabilidad de tener tumores de mama y la relajación que proporciona al dueño, al no tener que controlar el animal.

Ahora que ya conoces el ciclo sexual y el celo de tu perrita, ¿sabrías identificar en qué fase del ciclo está tu amiga peluda?

 

Belén Márquez, Veterinaria.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies