Cómo y con qué alimentar a un cachorro es muy importante para su adaptación y crecimiento. Tan pronto lo lleves a casa, debes iniciar un horario regular y establecer un lugar apropiado para su alimentación.

La mejor medida para determinar si está comiendo lo suficiente es lo que ves: si tiene un cuerpo proporcionado y bien acondicionado, lo mismo que piel y pelaje saludables, seguro que lo estás alimentando apropiadamente. En general, las costillas no deben ser visibles, pero debes poder sentirlas al tacto con facilidad, sin una capa de pesada grasa bajo la piel.

 

Leche para cachorros para empezar

Durante los primeros meses de vida, para alimentar a un cachorro, deberá tomar leche maternizada, ya sea como complemento a la leche materna o durante el destete. Asegúrate que es una leche de calidad, fácilmente digerible y que cubre las necesidades nutricionales del cachorro.

MilkCan de Stangest es una gran opción. Está disponible en varios formatos, algunos incluyen biberón o un envase con un bol de regalo para que puedas darle la leche de manera cómoda.

 

¿Qué tipos de dieta hay para cachorros?

Una vez superada la fase de lactancia (generalmente se consideran tres semanas), tu perro puede pasar de la leche a la comida sólida. No es nada recomendable alimentar a un cachorro con comida para perros adultos. Los perritos en crecimiento tienen necesidades nutricionales diferentes, requiriendo más del doble de nutrientes, vitaminas, calorías y minerales que un perro adulto.

 

Alimentar a un cachorro

 

La manera más popular de alimentar al perro es adquiriendo pienso o comida seca, dietas completas que vienen listas para administrar. Alternativamente, las opciones de alimentación más naturales van cogiendo fuerza. Existen dietas húmedas, caseras, naturales o crudívoras, conocida como BARF por sus siglas en inglés “Bones and Raw Food”.

Habla con un profesional para escoger la dieta que más se adecue a tu perro y a tu estilo de vida, siendo realista con el tiempo y la energía de que dispones. Sea cual sea la dieta que escojas, existe un gran aliado 100% natural para las épocas de mayor crecimiento y demanda nutricional: Anima-Strath. Es un fortificante con 61 sustancias vitales que apoya el crecimiento de cachorros y gatitos y fortifica su sistema inmune. También puedes usarlo para acabar de equilibrar las dietas BARF.

 

Administrar medicinas o complementos nutricionales

Si tu cachorro o perro adulto desarrolla alguna enfermedad que requiere la administración de medicamentos o de complementos nutricionales en casa, asegúrate de obtener todas las instrucciones antes de abandonar el consultorio veterinario. Los siguientes datos te serán útiles.

Comprimidos: A pesar de que la mayoría de las medicinas en forma de comprimidos actualmente son preparados de manera que sean agradables al paladar de los perros, puede ser que se niegue a ingerirlos de esta forma. Si esto sucede, con la aprobación de tu veterinario puedes molerlo y mezclarlo con sus alimentos. Te recomendamos mezclarlo con malta: su agradable sabor permite que mantenga su apetencia.

Líquidos: Introduce la cantidad necesaria en una jeringa que puedes conseguir en el veterinario o la farmacia. Acércate a tu mascota desde detrás y sostenla suavemente para que se quede quieta. Levanta ligeramente su cabeza y después introduce el medicamento en su boca. Si tu perro se niega a tomarla puedes tratar de mezclarla con una pequeña cantidad de su comida.

Cremas: Si la piel de tu perro es muy sensible o le duele, que son las razones usuales por las que deberás aplicarle una crema medicinal, posiblemente protestará. Suavemente esparce la crema sobre la piel y masajea para que penetre.

 

Lo que no debes darle a los cachorros

  • Si tienes un gato, no permitas que tu perro coma su comida. Los gatos tienen necesidades nutricionales muy específicas, de manera que la comida para gato no satisfará las necesidades de tu amigo canino.
  • A pesar del aparente deleite de tu perro por las sobras de comida, hay que evitar dárselas, ya que es un alimento preparado para consumo humano. La comida para humanos es usualmente alta en grasas, por lo que tu perro puede desarrollar problemas de peso.
  • Recuerda también que nunca debe comer chocolate, ya que puede ser dañino, o incluso mortal.

Tener y alimentar a un cachorro es una vivencia extraordinaria; la compañía, el afecto y la lealtad propias de un perro es algo único. Sin embargo, si no estamos listos para adaptarlo a su nuevo hogar, pueden surgir algunas dificultades. Esperamos que con este artículo os hayamos podido ayudar a estar lo más preparados posible.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies