Uno de los momentos que más ilusión y expectativas genera en las personas que conviven con mascotas es el proceso de gestación de su perra o gata y el nacimiento de los cachorros. En este artículo te daremos algunos consejos clave para mantener una adecuada salud de la madre y sus crías.

Antes que nada, los dos factores más importantes durante el proceso de gestación, lactación y postparto son, por un lado, llevar a cabo las revisiones veterinarias pertinentes y por otro, aportar una adecuada nutrición.

 

El periodo de gestación

La gran duda que surge en estos casos es “¿mi mascota estará gestante?” Para saberlo, basta con realizar una simple ecografía. A partir de la tercera semana de gestación ya se pueden observar las vesículas amnióticas, y sobre los 25 días ya se detectan los latidos cardíacos. La gestación es altamente variable en cuanto a su duración pero podría decirse que es de unos 58-68 días en perras y 63-67 en gatas, es decir, tan sólo unos 2 meses.

Es por ello que durante este periodo conviene dar a nuestra perra o gata una dieta adecuada a sus nuevos  requerimientos nutricionales, ya que tendrá una mayor demanda de proteínas, vitaminas, minerales y calorías. Es recomendable darle pienso de cachorro o de gestante hasta que finalice el destete, cuando los cachorros tengan sobre el mes y medio de edad.

En este sentido, suplementos como VitaVet Complex, con vitaminas A, D, E y del grupo B, aportan un extra de nutrientes que ayudan a cubrir sus necesidades durante esta fase.

A partir del mes y medio de preñez se recomienda realizar una radiografía para verificar el número de cachorros que vienen en camino. Así, será más fácil determinar cuándo finaliza el parto y no nos quedaremos con la duda de que quede aún algún cachorro dentro por nacer.

Una forma de saber si nuestra mascota está cercana al parto es verificando cambios en su temperatura corporal. La temperatura normal de una perra o gata gestante suele estar sobre los 38,5-39ºC, disminuyendo al menos 1ºC unas 24 horas antes del parto.

 

gestación

 

La familia crece: postparto y lactación

Tras el parto, existen 2 factores fundamentales para la supervivencia de los cachorros; estos son: calor y comida. En ocasiones, cuando la madre produce insuficiente leche, cuando algún cachorro está débil o en partos de camadas numerosas, hay que alimentar a los recién nacidos con biberón a base de leche maternizada.

Milkcan, de Stangest, está especialmente formulada para ser el alimento inicial de los cachorros durante sus primeras semanas de vida, hasta alrededor del mes y medio, momento en que se realiza la transición hacia una alimentación sólida. Nada más nacer, necesitan leche cada 4 horas, aumentando el intervalo entre tomas a medida que pasan las semanas.

Durante el postparto hay que tener especial cuidado con la madre, ya que es frecuente que se produzca hipocalcemia postparto, situación que pone en riesgo la vida de la mascota si no se detecta y resuelve a tiempo.

Esto se produce sobretodo de 1 a 3 semanas tras el nacimiento de las crías, cuando debido a una mayor demanda de calcio por el organismo, se agotan las reservas de la madre dando lugar a síntomas como debilidad, temblores, incoordinación e incluso convulsiones. Llegados a este caso, requeriría tratamiento veterinario urgente con calcio intravenoso.

Por este motivo, después del parto se recomienda proporcionar a la madre suplementos con calcio tras el parto y hasta que finalice la lactancia, como el producto Calcio/Fósforo de Stangest.

Tras estos consejos esenciales, sólo nos queda desear que salga todo bien y a disfrutar de los nuevos miembros de la familia.

 

Un artículo de Raquel Hernández, veterinaria.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies