Cada año, millones de perros no deseados son sacrificados debido a que los dueños permiten que sus mascotas tengan crías sin pensar, ni responsabilizarse por ellas. En la mayoría de los casos, a menos que desees tener más cachorros, tu responsabilidad como propietario del animal es realizar la castración o la esterilización de tu mascota. Si te surgen dudas al respecto, en este artículo podrás encontrar toda la información necesaria.

 

Diferencias entre esterilización y castración

De entrada, explicar que no es exactamente lo mismo esterilizar que castrar. Ambas opciones permiten evitar camadas no deseadas, reduciendo así el riesgo de abandono. Sin embargo, los beneficios asociados a la castración son mayores.

  • Esterilizar es evitar que nuestras perras puedan quedarse embarazadas o que nuestros canes sean fértiles. Sin embargo, mantienen sus órganos sexuales y su comportamiento sexual. La cirugía es más sencilla y menos invasiva, ya que se limita a una ligadura de trompas en el caso de las hembras y de los conductos espermáticos en el caso de los machos. Con esta intervención el can conserva su instinto sexual y su conducta de apareamiento sigue activa, por lo que no evitamos problemas derivados de las hormonas, como pueden ser problemas de comportamiento agresivo o de huida en el caso de que una perra esté en celo.
  • Cuando hablamos de castración nos referimos a la extirpación total del aparato reproductor, desapareciendo así el comportamiento sexual. A las hembras se les extirpa el útero y los ovarios, o sólo los ovarios, y a los machos los testículos.  La castración no sólo reduce el riesgo de abandono y sacrificio de animales, sino que además aumenta la esperanza y la calidad de vida.

Asegúrate de conversar sobre este asunto tan importante con tu veterinario; los procedimientos de cirugía son relativamente económicos.

 

Ventajas de la castración y esterilización

Control del celo y camadas no deseadas. Uno de los principales motivos por el que se realiza la esterilización en nuestras mascotas es para prevenir el celo, así como las camadas no deseadas. También se evita la aparición de pseudogestaciones. Al evitar las camadas no deseadas, también se ayuda a prevenir el abandono animal, muy importante.

Esperanza de vida. Los animales castrados tienen una vida más larga que los animales enteros. Los animales castrados tienen menos probabilidades de morir por ciertas enfermedades infecciosas o por accidentes durante las escapadas por el celo.

Problemas de comportamiento. Con la esterilización se reduce la monta, el marcaje territorial y la agresividad intrasexual entre machos por causa territorial o por la presencia de hembras en celo. También se reduce en un 90% el comportamiento de vagabundeo. Sin embargo, está contraindicada en hembras con problemas de agresividad intrasexual o competitiva (hacia las personas), especialmente si ya eran agresivas antes de la castración.

 

Esterilización

 

Enfermedades que se evitan con la esterilización y la castración

– Enfermedades oncológicas. Con la esterilización se evitan tumores testiculares, ováricos y uterinos. También se disminuye la probabilidad de que los animales padezcan tumores mamarios y perianales. Es importante remarcar que la probabilidad de que aparezcan tumores mamarios es más baja si se esteriliza a las hembras antes de su primer celo.

Enfermedades del aparato reproductor. Con la ovariohisterectomia se evita la aparición de piómetras, enfermedad que presentan el 25% de las hembras no castradas.

Enfermedades metabólicas. Con la esterilización se consigue un mejor control de la glucemia en hembras que sufren diabetes mellitus. Por contrapunto, la esterilización aumenta el riesgo de que los animales aumenten de peso, ya que aumenta el apetito y se reducen las necesidades energéticas y el gasto metabólico.

Enfermedades nerviosas. La castración ayuda a controlar la epilepsia en hembras que sufren un aumento de las crisis convulsivas durante el estro. Por el contrario, en machos con signos de disfunción cognitiva, está contraindicado, ya que la castración causaría un avance más rápido de la enfermedad, por la falta de testosterona que tiene efecto protector contra el deterioro cognitivo.

 

Posibles riesgos quirúrgicos que pueden prevenirse

La esterilización es una intervención rutinaria realizada diariamente en todas las clínica veterinaria. Aunque es poco frecuente puede haber problemas durante la cirugía, especialmente en animales muy jóvenes o muy mayores, así como después de la misma, donde pueden aparecer infecciones o problemas de cicatrización de la herida especialmente si el animal se la muerde o chupa. Para prevenir este riesgo lo ideal es realizar un chequeo completo de tu mascota antes de la cirugía y seguir las recomendaciones del veterinario. También es importante acudir a centros veterinarios de confianza, bien equipados y con profesionales formados, evitando lugares inadecuados o con precios muy por debajo del mercado.

Como propietario debes asegurarle los mejores cuidados a tu mascota por ello es muy importante que valores junto con tu veterinario, el mejor momento para esterilizar o castrar a tu mascota.

 

Un artículo de Belén Márquez

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies