¿Conoces las cualidades del aceite de krill y los beneficios para la salud general de tu mascota? Si la respuesta es no, en este artículo encontrarás las claves de este superalimento rico en ácidos grasos omega 3 y antioxidantes.

El krill es un pequeño crustáceo parecido al camarón que vive en aguas del Antártico. El krill es la base de la alimentación de animales marinos como las ballenas y, desde hace siglos, en lugares como Japón, se usa como ingrediente culinario para la alimentación humana. Los métodos de pesca empleados para su captura son sostenibles, por lo que es un producto obtenido respetando el medio ambiente y los ecosistemas de donde proceden. Tras la pesca y procesado, se obtiene un producto, el aceite de krill, de cuyas propiedades vamos a hablar a continuación.

 

Aceite de krill y aceite de pescado

El aceite de krill, al igual que otros suplementos nutricionales como el aceite de pescado, tiene un alto contenido en ácidos grasos omega 3. Además, también contiene astaxantina, un potente antioxidante.

 

aceite-de-krill

 

Sin embargo, existen ciertas diferencias entre el aceite de krill y el aceite de pescado. Si el aceite de krill tiene el omega 3 en forma de fosfolípidos, una molécula grasa con una estructura sencilla y principal componente de las membranas celulares, el aceite de pescado tiene el omega 3 en forma de triglicéridos, una molécula más compleja. Otra diferencia es que los ácidos grasos omega 3 del aceite de krill se absorben más fácilmente y de una forma más eficiente que los del aceite de pescado; asimismo, sus efectos se notan antes.

 

Las múltiples propiedades del aceite de krill

El aceite de krill es empleado actualmente como complemento de muchos tratamiento médicos tradicionales, ya que se ha demostrado científicamente que posee múltiples propiedades entre las cuales pueden destacarse:

Salud cardiovascular: disminuye el riesgo cardiovascular, al reducir la tensión arterial y el riesgo de formación de coágulos.

Control de la inflamación: ayudan a frenar la cascada de la inflamación, controlando los procesos inflamatorios especialmente en las articulaciones, en la piel y en el riñón.

Salud articular: evita la pérdida de tejido óseo y previenen el deterioro del cartílago articular.

Salud del pelo y la piel: nutre la piel y fortalece el pelo.

Función cognitiva: en cachorros favorece el aprendizaje y en perros adultos previene el deterioro cognitivo.

Salud ocular: la retina es rica en DHA y EPA, por ello para que tenga un buen funcionamiento requiere adecuados aportes de estos ácidos grasos omega 3.

Prevención del cáncer: sus altos contenido en antioxidantes ayudan a combatir los radicales libres.

Teniendo en cuenta que los ácidos grasos esenciales omega 3 son nutrientes que no pueden ser sintetizados por el organismo del animal y que deben ser administrados con la dieta, el uso de suplementos a base de aceite de krill es una estupenda opción para prevenir su carencia, al mismo tiempo que se mejora notablemente la salud general del animal.

Si quieres darle a tu perro o gato un suplemento a base del aceite de krill, en el mercado puedes encontrar productos como KrillVet de Stangest, excelente suplemento nutricional para perros y gatos que necesiten mejorar la salud del pelo y la piel, el sistema ocular o renal así como para reducir el riesgo cardiovascular, reducir la inflamación en articulaciones o piel y mejorar la función cognitiva.

Ya sea tu mascota un cachorro o gatito, un animal adulto o un perro o gato mayor, el aceite de krill aporta, tal y como hemos visto, numerosos beneficios para su salud. No dudes consultar con tu veterinario si deseas usarlo en tu mascota.

Un artículo de Belén Márquez, veterinaria.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies