La pandemia de Covid-19 ha comportado unos cambios de hábito que han afectado a nuestras mascotas, sobre todo a los perros. Primero fueron las limitaciones de los paseos al aire libre y, ahora, la vuelta a la nueva normalidad, que ha provocado que algunos animales sufran anímicamente al estar menos acompañados por sus propietarios, con quienes han convivido más horas que nunca. Los veterinarios han expresado su preocupación por posibles secuelas y se preparan para combatirlas.

 

Afectación en los perros

El confinamiento ya ha causado afectación en algunos perros, que han estado más nerviosos y excitables de lo habitual. La limitación del tiempo y la distancia de los paseos, además de la imposibilidad de poder socializar con otros perros u otras personas, han motivado estos cambios de conducta.

Sin embargo, los veterinarios creen que puede ser a partir de ahora cuando los principales problemas aparezcan. La desescalada podría provocar en algunos perros problemas relacionados con la separación, como la ansiedad.

Para algunos de estos canes, acostumbrarse de nuevo a la soledad en casa será algo difícil. Para otros, será volver a la realidad anterior al confinamiento, cuando ya estaban muchas horas solos en casa. Para estos últimos esta etapa ha sido solo un paréntesis, pero la ansiedad o la frustración pueden aparecer igual, pues ha pasado suficientemente tiempo para que se acostumbraran a la nueva situación con la familia en el hogar.

 

Afectación en los gatos

Los gatos también se han visto afectados por esta situación inusual, pero normalmente se lo toman de distinto modo, al tener un carácter más independiente y autónomo. Ellos necesitan tener su espacio propio y disfrutar de sus momentos a solas, por lo que es posible que muchos estuvieran deseando desde hace días que sus propietarios no estuviesen tanto por casa. De todos modos, algunos gatos también podrían padecer dificultades, por lo que se recomienda estar atento por si se produce algún cambio de actitud significativo.

 

Problemas y posibles soluciones

Los problemas que pueden padecer los perros y gatos se podrían traducir en ladridos o maullidos excesivos, arañazos y destrozos en la casa o que orinen o defequen en lugares donde habitualmente no lo hacían. Todas estas acciones podrían ser consideradas señales de alarma, por lo que se recomienda ponerse en contacto rápidamente con el veterinario de cabecera.

Como acompañamiento, tenemos unas herramientas que pueden ayudar a reducir estos problemas de conducta derivados de situaciones estresantes. Una de ellas es el Collar Zen, un collar con aceites esenciales de valeriana, pasiflora y camomila, que ayuda al perro a tener unas emociones estables. Sus efectos se observan al cabo de 1 hora y hasta 8 semanas después gracias a su tecnología exclusiva con polímero de liberación continua.

Otro producto que podría ser de utilidad en estos casos es el CroniCare, con aceite de extracción de cáñamo y omega 3. Este producto aporta nutrientes clave, como los fitocannabinoides, para que las mascotas puedan disfrutar del día a día sin comportamientos alterados.

Para terminar, algo muy importante: no autodiagnostiques los problemas en tu mascota. Si le detectas cambios de conducta, no dudes en acudir a tu profesional veterinario de referencia.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies