Vacunar a tu mascota es fundamental para cuidar su salud; sin embargo, las vacunas no se pueden considerar inocuas, ya que pueden ocasionar ciertos síntomas tras su aplicación. En este artículo podrás conocer los efectos secundarios de las vacunas más frecuentes que pueden aparecer tras la vacunación de tu perro o gato, para que puedas identificarlos adecuadamente y actuar en los casos necesarios.

Las vacunas son fundamentales para cuidar la salud de tu mascota ya que previenen que los animales puedan contagiarse de graves enfermedades, que podrían provocarles incluso la muerte. Afortunadamente, hoy en día existen vacunas frente a las enfermedades infecciosas más frecuentes y graves en los animales domésticos. Tu veterinario, en función de la zona geográfica donde vivas, la edad y estado de salud de tu perro o gato, diseñará el mejor plan vacunal, especialmente personalizado para tu mascota. Ya que no todas las vacunas son obligatorias, él te guiará sobre qué vacunas son más recomendables para tu mascota.

 

Los efectos secundarios de las vacunas en tu mascota

 

Hay que tener en cuenta que en algunas ocasiones las vacunas pueden causar ciertos trastornos pasajeros que deberemos vigilar y en caso necesario, controlar. No te pierdas a continuación, los posibles efectos adversos que pueden aparecer tras la vacunación de tu mascota.

 

Inflamación y dolor

Uno de los signos más frecuentes después de la vacunación es la inflamación y el dolor en el punto de inoculación. Esto es normal ya que hay que tener en cuenta que una pequeña aguja ha atravesado la piel del animal, dejando una pequeña herida en ella. En esta fase también puede aparecer picor y calor en la zona. En algunas ocasiones, puede mantenerse un pequeño nódulo en la zona del pinchazo que suele desaparecer por sí solo en unas dos semanas.

 

Fiebre

Algunas vacunas pueden provocar un poco de fiebre, por lo que es normal que los animales estén tristes, débiles, cansados y un poco apáticos o distantes. Si tras la vacunación, a tu mascota sólo le apetece estar tranquila y dormir déjala descansar por unas horas.

 

Vómitos y diarreas

Si ves que tu perro o gato tiene falta de apetito o sufre vómitos o diarreas, no debes asustarte, es también normal tras la vacunación. Estos síntomas deberían desaparecer en unas horas; si ves que no desaparecen, acude al veterinario, especialmente si son animales jóvenes.

 

Tos y estornudos

La tos y los estornudos pueden aparecer tras las vacunaciones intranasales. También pueden ir acompañadas de secreción nasal y ocular, y normalmente suelen desaparecer tras unos días.

 

Hipersensibilidad

Uno de los efectos secundarios más graves y menos frecuentes son las reacciones de hipersensibilidad. Pueden producirse de forma local en un órgano concreto, como por ejemplo la piel (picor intenso, edema facial), el aparato respiratorio (dificultad respiratoria),  o el digestivo (hipersalivación, vómitos, diarrea). También pueden producirse de forma general causando un shock anafiláctico. En cualquiera de estos casos, habría que acudir cuanto antes al veterinario para que pueda aplicar un tratamiento adecuado.

Como has podido comprobar la mayoría de los síntomas son de carácter leve y desaparecen a las pocas horas o días. Lo más recomendable pues, tras la vacunación de tu perro o de tu gato, es vigilarle en las horas siguientes, dejarle descansar en su lugar favorito y evitar que realice esfuerzos intensos.

Belén Márquez, veterinaria.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies