Sabemos cómo el estrés afecta a los humanos y cuáles pueden ser las causas pero… ¿Tenemos claro qué es lo que provoca estrés en las mascotas o cómo nos lo intentan comunicar?

Sea el tipo de animal que sea, lo cierto es que el estrés les influye tanto o más que a nosotros. Nuestros perros y nuestros gatos son seres capaces de captar nuestras emociones o estados de ánimo y, por lo tanto, también nuestro estrés. Es decir, no solo conviven con el suyo, que les puede desbordar ante diferentes situaciones de miedo, pánico, ruidos fuertes, olores desagradables, un compañero (humano o peludo) con demasiada intensidad… sino que también perciben el estrés del humano con el que conviven o los de su entorno.

 

Cómo reducir el estrés en las mascotas

Teniendo en cuenta el ritmo de vida de la sociedad actual, tenemos que ser conscientes que esto puede hacer mella en la manera en la que los atendemos. Os proponemos una serie de puntos para tener en cuenta:

Cubrir sus necesidades adecuadamente: no es simplemente atenderlos, pasearlos y darles de comer, sino también jugar e interactuar con ellos. Es muy importante para el vínculo animal-humano, son actividades que ayudan a fortalecer dicha relación.

Respetar sus tiempos: no es lo mismo un paseo de 5 minutos porque llegamos tarde a algún sitio, que un paseo tranquilo, aunque sea una vuelta a la manzana.

Cambios en el entorno: cualquier cambio para ellos puede suponer un foco de estrés, tanto si es introducir un nuevo ser en el hogar, una mudanza o, en animales que son más “maniáticos”, cambiarles la cama o el comedero de sitio.

– Nosotros: sí, nosotros como sus tutores, como sus compañeros de vida. Si nosotros no estamos bien y no llevamos un buen ritmo, ellos lo notan y también les suele afectar. ¿Cuántas veces, teniendo un mal día, tras darle una voz más alta a tu animal, te has parado y has dicho “uy, lo siento”? Si, además, hablamos de animales adoptados, es muy posible que en su mochila lleven una gran carga de estrés debido a la vida que han llevado antes, a todos los cambios que han vivido o por los traumas de sus días en la calle.

 

 

Síntomas del estrés en las mascotas

Si no tenemos en cuenta estas cosas, el estrés en las mascotas se puede ir abriendo camino y pueden ir apareciendo cambios que les afecta a estos niveles:

Comportamental: aparecen las estereotipias, lamidos de patas, vocalizaciones, ansiedad, miedos, fobias, micción fuera del lugar, rechazo hacia un miembro del hogar…

– Físico:
alteraciones digestivas como diarrea, reflujos, vómitos biliares, incluso inapetencia; afecciones al sistema inmunitario, picores llegando a hacerse heridas, caída del pelo o incluso agudización del dolor.

– Emocional: están irascibles, pueden mostrarse más inquietos (sobre todo por las noches) y, a veces, actúan de manera impredecible.

 

¿Qué se puede hacer en estos casos?

Lo primordial es encontrar el estímulo o la situación que les provoca entrar en ese estado. Contactar con un veterinario etólogo para que os asesore y guíe en el proceso es fundamental.

Asimismo, cuando estamos en nuestro hogar podemos proporcionarles un sitio seguro, para que puedan ir allí cuando quieran alejarse de lo que les estresa. También podemos usar productos naturales como el Collar Zen de Stangest, que contiene aceites esenciales de plantas relajantes, o usar difusores de feromonas. Y uno de los más importantes y difíciles: intentar bajar nuestro ritmo cuando estemos con ellos.

En definitiva, si el estrés en nosotros hace mella, en nuestras mascotas su acción puede ser exponencial. Por ello te recomiendo que te fijes en estos detalles, que seas previsor, que te anticipes y actúes, sobre todo en momentos que sabes que van a ser estresantes para el animal. Sin duda alguna, te lo agradecerá y estarás velando por su bienestar.

 

Un artículo de Sarah Flavia Pallín, veterinaria y rehabilitadora de animales

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies