En los últimos años se ha podido ver un incremento de casos de obesidad en los gatos y en los animales de compañía en general. Pese a que se hace mucho hincapié en la importancia de mantener al perro o al gato en un peso ideal, a veces, los responsables de estos animales no son conscientes de las consecuencias que esta enfermedad puede suponer para sus compañeros peludos, y por qué no decirlo, para sus bolsillo a lo largo del tiempo.

 

La obesidad en los gatos: problemas derivados

 

Centrándonos en los gatos, la obesidad es una enfermedad que, en algunos casos, se está llegando a normalizar y esto es algo que no podemos permitir, ya que la obesidad en sí trae consigo otras enfermedades o problemas como:

  • Diabetes mellitus
  • Riesgos de sufrir lipidosis hepática
  • Menor tolerancia al calor y al ejercicio
  • Problemas articulares como la artrosis
  • Problemas dermatológicos debido a los pliegues que se forman
  • Problemas de higiene, ya que no son capaces de llegar a ciertas zonas para acicalarse
  • Complicaciones a la hora de someterlos a cirugías debido a riesgos anestésicos
  • Complicaciones en la recuperación de cirugías de traumatología

Obesidad en los gatos

 

5 pasos para combatir la obesidad en los gatos

 

A continuación, veremos ciertos factores a tener en cuenta para evitar que el gato llegue a tener obesidad, o si ya tiene sobrepeso, conseguir que reduzcan esos kilos o gramos que le pueden sobrar.

1. Los gatos que son indoor (sin acceso al exterior), a veces, carecen de estímulos que les haga moverse, como lo harían en el exterior para ir de un lado a otro e incluso para buscar su comida. La actividad del gato, la podríamos mejorar con métodos como «gatificar» algún sitio en casa o simplemente poniéndole algunos obstáculos para que tengan que llegar al comedero como puede ser subirlo a alguna mesa y que así tenga que saltar hasta allí.

Por supuesto, jugar con ellos es otro modo de aumentar su actividad. Ya que, además de mejorar nuestro vínculo es otro modo de mantenerlos activos y de cubrir otras necesidades que tienen como felinos.

2. La alimentación es un factor muy importante en estos casos. Para aquellos que estéis trabajando la bajada de peso de vuestro gato, una gran opción es la alimentación natural. Debe realizarse bajo la supervisión de un veterinario nutricionista natural (buscando de este modo la mejor aceptación por parte del felino) para que os guíe de manera correcta y así os acerquéis más al objetivo deseado y teniendo en cuenta las verdaderas necesidades nutricionales de vuestro gato.

Con la alimentación natural además de ayudarle a bajar de peso o que se mantenga en su peso ideal, veréis grandes mejorías en su estado ya que se trabaja desde la visión de que son carnívoros estrictos. Además, con este tipo de dieta se aprovechan mejor los beneficios del Espiruvet, que contiene espirulina, ideal para fortalecer su sistema inmunitario.

3. Un poco en relación con el anterior punto, también sabemos que son animales muy demandantes, en algunos casos, de comida o chuches, por lo que a veces esos “aperitivos” que se les da, tampoco ayudan a que tengan un peso óptimo. Hay que aprender a gestionar mejor esas demandas e intentar sustituir los premios por algo más saludable o reducir ese extra de su ración diaria de comida.

4. Tras la esterilización es importante no caer en el sedentarismo, ya que los cambios hormonales en numerosos casos conllevan al sobrepeso.

5. Llevar un registro de su peso o de su condición corporal es una gran idea para ver si están subiendo de peso o de si estáis consiguiendo reducir su peso al ideal.

 

Obesidad en los gatos

 

Siguiendo estas pautas podremos trabajar esa tendencia a la obesidad que los gatos puedan tener, y por lo tanto prevenir la aparición de otras enfermedades derivadas del sobrepeso que suelen ser preocupantes y tediosas. Además, nos ayudará en darles más calidad de vida y de sentirnos parte del proceso de su mejoría y bienestar.

No debéis olvidar acudir al veterinario para que le haga un chequeo anual a vuestro gato y verificar su estado de salud o ayudaros a prevenir ciertas enfermedades.

 

Un artículo de Sarah Flavia, veterinaria y rehabilitadora de animales

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies