El sol es una estrella situada en el centro del sistema solar, de la que recibimos calor y luz. El sol emite ondas electromagnéticas, denominadas radiación solar, que son esenciales para la vida, pero también perjudiciales, pues desafortunadamente causan más de 2 millones de casos de cáncer de piel cada año y son las responsables del 80% del envejecimiento de la piel. Es por este motivo que existen los protectores solares, que se aplican sobre la piel para protegerla frente al daño causado por la radiación solar.

A estas alturas nadie cuestiona que los humanos necesitamos proteger nuestra piel del sol, pero ¿sabías que la radiación solar afecta también a perros y gatos? Aunque el pelo les ofrece cierta protección, algunas áreas son vulnerables a los efectos nocivos del sol, especialmente las zonas con poco pelo, como orejas, barriga, axilas y trufa.

La piel de los animales de pelo corto o blanco también requiere de un cuidado especial, así como la de aquellos que tengan alguna zona temporalmente expuesta al sol, ya sea por problemas dermatológicos, como alergias o alopecias, o cicatrices debidas a heridas o cirugías.

 

Mitos y verdades sobre la protección solar

Todos hemos oído a menudo algunas afirmaciones sobre la protección solar, pero ¿sabes hasta qué punto son ciertas? No te pierdas los mitos y verdades que detallamos a continuación:

  • En invierno también es necesario el protector solar.
    Cierto. Los rayos solares inciden de manera menos directa, pero la radiación UVA/UVB sigue llegando en invierno. Lo más recomendable es protegerse del sol durante todo el año.
  • La radiación solar no pasa en días nublados.
    Falso. Aunque la sensación térmica no sea muy cálida, se calcula que un 90% de los rayos solares atraviesan las nubes. Los efectos sobre la piel pueden ser relevantes, aún sin ser visibles.
  • Solo hace falta protector solar cuando voy a la playa o a la montaña.
    Falso. Es importante aplicar protector solar a nuestro perro o gato en todas las ocasiones en que los expongamos al sol. Los paseos por la ciudad o el parque no deberían considerarse como inocuos para la piel. De todos modos, es cierto que existen factores ambientales que incrementan la nocividad de los rayos solares, como la altitud o el entorno. Por ejemplo, la nieve y el agua reflejan los rayos solares, multiplicando su efecto dañino, por lo que hay que tomar incluso más precauciones con la exposición solar.

 

¿Qué protección solar debo aplicar a mi mascota?

De protectores solares para nuestras mascotas en el mercado hay realmente muy pocos. El protector solar HelioVet de Stangest destaca sobre todos ellos, ya que no solo protege de los rayos solares, sino que ayuda a reparar el daño celular y promueve la hidratación y cuidado de la piel. Su protección muy alta (SPF50+) bloquea las cuatro radiaciones solares, incluyendo los rayos UVA y UVB, infrarrojos y luz visible. HelioVet es el único protector solar que incluye el extracto patentado de origen natural Fernblock®, con una potente acción fotoprotectora, antioxidante y reparadora. Junto con el té verde, la fitoesfingosina y el plancton, bloquean el daño solar y promueven la regeneración de la barrera cutánea, dejando una piel hidratada y protegida. Además, la fórmula fluida de HelioVet se absorbe rápidamente en la piel, no deja residuo blanco y permite la transpiración dérmica, facilitando su aplicación en mascotas.

Con la aplicación del protector solar, perros y gatos podrán disfrutar del día a día con total tranquilidad y máxima fotoprotección y, así, vivir una vida saludable al sol.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies