¿Conoces la champuterapia? ¿Sabías que es eficaz para tratar el picor, la irritación e infección de la piel, además de la caspa? En este artículo te explicamos en qué consiste. Asimismo, te desvelamos los riesgos del uso de champú humano en nuestras mascotas y te damos pautas para realizar correctamente el baño.

La piel es la primera barrera de defensa del organismo. Cuando se encuentra en buen estado y la flora dérmica está en equilibrio, impide la entrada y desarrollo de patógenos que producen enfermedad. Además de constituir una barrera mecánica, supone también una barrera inmunológica, ya que presenta células encargadas de iniciar la respuesta inmune frente a antígenos externos. Es por ello que resulta sumamente importante proporcionarle los mejores cuidados.

La champuterapia es una herramienta eficaz para el tratamiento de determinadas condiciones y patologías de la piel, como pueden ser dermatitis alérgicas, problemas seborreicos, infecciones de la piel y parásitos.

 

Champuterapia: ¿Cómo y cuándo realizar un baño?

En primer lugar hay que humedecer el pelo y la piel con agua templada, ya que si estuviera demasiado caliente pueden empeorar los síntomas, especialmente en mascotas con pieles sensibles y alérgicas.

Hay que tener especial cuidado en que no entre jabón en los ojos ni oídos de nuestra mascota. Podemos poner una bola de algodón a modo de tapón en cada oído para impedir que entre agua dentro y retirarlos tras el baño.

Para que el principio activo de un champú pueda tener efecto, es necesario dejarlo actuar al menos 5-10 minutos, por lo que una vez enjabonado podemos aprovechar para dar un masaje a nuestra mascota. De esta forma le resultará más gratificante. Tras dejar actuar el champú aclaramos bien y secamos primero con toalla y luego con secador, si nuestra mascota lo tolera.

 

champuterapia

 

La frecuencia habitual del baño en un perro sano suele ser mensual, aunque en determinadas situaciones, como por ejemplo, cuando queremos tratar un problema dérmico con un champú específico, suele ser 3 veces por semana.

 

El riesgo de usar champú humano

A diferencia de nosotros, nuestras mascotas presentan un pH de la piel mucho más básico, de aproximadamente 7,5 en perros y 6,5 en gatos, por lo que aplicarles un champú de humano, incluidos los champús para bebé, cuyo pH suele ser alrededor de 5,5 resulta demasiado ácido para su dermis, por lo que es muy probable que la irrite.

 

¿Cómo elegir el mejor champú para cada tipo de piel?

Básicamente en el mercado nos encontramos con 4 tipos de champús para tratar problemas de piel que detallaremos a continuación:

  • Champú para infecciones de piel: suelen presentar clorhexidina y ácido bórico, ambos antisépticos eficaces contra bacterias, hongos y levaduras. Si tu perro o gato presenta infección por bacterias, hongos o Malasezzia, el champú M-Derm está recomendado para aliviar su condición. Éste contiene también extractos de árbol de té, con acción antiséptica, antiinflamatoria y cicatrizante y compuestos con azufre, que actúan como antifúngico.
  • Champú para alergias: con ingredientes con actividad antiinflamatoria y regeneradora de la piel, como el champú Dermovital, compuesto por extractos de aloe vera, avena y Betula Alba. El aloe ayuda a controlar el picor y acelera los procesos de cicatrización, mientras que el extracto de betula ayuda a prevenir la caída del pelo. En nuestro artículo El picor en los perros. ¿Qué puedo hacer? hablamos sobre este tema.
  • Champú para problemas de caspa y seborrea: a base de azufre biodisponible (MSM), fundamental para la salud de la piel y el pelo, especialmente en trastornos queratoseborreicos. En este caso, el champú Dermosel, ayuda a regular las glándulas sebáceas y facilita la eliminación de la caspa. Contiene también extractos de Salix Alba, que ayuda a regenerar la epidermis a la vez que actúa como desengrasante sobre la superficie de la misma.

En definitiva, la champuterapia es un complemento importante a la hora de tratar y controlar los síntomas de enfermedades cutáneas, pudiendose combinar con otros tratamientos, siendo altamente eficaces siempre que se elija el champú adecuado para cada tipo de piel.

Raquel Hernández, veterinaria.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies